8 formas sencillas para medir los intereses de nuestro público en internet

Se me ocurren pocos factores más importantes que los intereses de nuestros clientes de cara a la toma de decisiones. Por eso es importante que sepamos recoger y analizar estos datos, que muchas veces quedan en un segundo plano a la hora de presentar los resultados.

Se suele poner el acento en los grandes datos: visitas a la web, usuarios únicos, páginas más vistas, seguidores en redes sociales, etc. Sin embargo, esos usuarios nunca terminan convirtiéndose en personas porque no profundizamos en sus intereses y sus gustos. Es el viejo dilema de siempre: la información cualitativa frente al dato cuantitativo.

Ahora que la experiencia de cliente empieza a ser más una obligación que un valor añadido, es hora de superar ya estas limitaciones y empezar a entender los gustos y preferencias de nuestros públicos. Existen un gran número de herramientas que nos pueden aportar esta información, sin embargo no todas son gratuitas o fáciles de usar. Por eso, a continuación paso a explicar algunas formas muy útiles y sencillas para extraer información relevante acerca de los intereses de nuestro público potencial, para que ya no tengas excusa a la hora de medirlos:

Buscador web: ese mítico icono que suele aparecer en forma de lupa en muchísimas webs, no solo sirve para hacerle la vida más fácil al usuario y ayudarle a encontrar lo que desea, sino que nos permite recoger información valiosísima. Todas las búsquedas quedan registradas en la cuenta de Google Analytics, en la pestaña de comportamiento, son aquellas páginas que empiezan por /?s=(más el término de búsqueda).

En el buscador, el usuario tiene total libertad para introducir las palabras de aquello que exactamente desea encontrar. Esté o no esté en tu web. Date cuenta que es como entrar en su cabeza, sabemos exactamente lo que quería. Por lo tanto, si vamos recopilando esta información sabremos qué esperan de nosotros los usuarios al entrar en nuestra web, y eso permite tomar muchas decisiones (¿nos estamos posicionando bien?, ¿deberíamos ofrecer algún nuevo producto o servicios?, ¿debería ofrecer alguna información nueva?).

Mensajes y comentarios de usuarios en nuestros canales: ya sea a través de redes sociales o de la web, de forma pública o privada, directa o indirectamente, todo aquello que nos digan los usuarios deben recogerse y valorarse debidamente. Es curioso cómo, a veces, queremos obtener toda la información posible de nuestros clientes y, sin embargo, cuando son ellos los que nos hacen llegar la información de forma proactiva (quejas, recomendaciones o, incluso, agradecimiento), cae en saco roto.

Contenidos más vistos: hablaba al principio de la métrica “páginas más vistas”, aquí le doy otro enfoque. No se trata solo de saber si mis usuarios entran más a la página de servicios que al blog, sino de saber qué servicios visita más y qué tipo de contenidos del blog captan más su atención. Si potenciamos los contenidos de acuerdo a las preferencias que detectamos, incrementaremos las visitas a la web y las ventas.

Tiempo de estancia en la página: de acuerdo, es un dato cuantitativo, pero en realidad nos permite una valoración muy cualitativa. Podemos tener muchas visitas a una página en concreto o a un artículo, pero mediante el tiempo de estancia podemos ver si ese contenido le ha generado interés. Podemos determinar, por ejemplo, que el título ha sido muy atractivo (lo que significa que esa temática interesa) pero que el enfoque no ha sido el que esperaba nuestro público (puede no haberle gustado cómo hemos presentado el producto, o cómo se ha desarrollado el artículo). En cualquier caso, también da para tomar decisiones importantes.

Escucha activa en toda la red: no solo nuestros canales nos aportan información relevante, hay que salir ahí fuera y escuchar. Si yo vendo cadenas de nieve metálicas y, mediante una estrategia de escucha activa descubro que la gente empieza a interesarse por las cadenas de nieve textiles, me están dando una información absolutamente relevante sobre mi negocio.

Códigos UTM: especialmente útiles para promociones, enlaces externos o newsletters. Nos dan información sobre qué campañas han conseguido traer tráfico a mi web. Por ejemplo, si tenemos campañas de publicidad, podemos saber cuál de nuestros anuncios está teniendo más éxito, o, en caso de estrategias compartidas con terceros, saber cuál de ellos nos está trayendo más usuarios al sitio web, lo que nos da información sobre dónde encontrarlos y cuáles son sus intereses.

Interacción con nuestras publicaciones: un like en una publicación es siempre información. Esta información será más visible si categorizamos los diferentes tipos de publicaciones (por ejemplo, relacionadas con el tipo de servicio que ofrecemos). De la misma forma que pasaba con los contenidos más vistos en la web, nos aporta nuevos datos al respecto.

Newsletter: la newsletter, además de darnos la información propia del registro, nos brinda otras informaciones muy útiles. Por ejemplo, qué temática tiene más éxito, dónde hacen clic, qué tasa de apertura tenemos en función de la temática, etc.