Las principales claves del SEO se llaman calidad, creatividad y estrategia

Bruno de Jesús
Bruno de Jesús · Estrategia
· 5 min de lectura

La clave básica del SEO, que muchos olvidan, es aportar calidad y valor al usuario, y complementarlo con pautas técnicas que nos ayuden a indexar el contenido. Es vital que entendamos que si el contenido no aporta valor, difícilmente se posicionará, debido a su poca capacidad para captar la atención de los internautas. Además, aunque lo hiciese, si no aporta nada no tendría efectos positivos para nuestro negocio. Por lo tanto, debemos tener en mente que el SEO es mucho más que palabras estratégicamente colocadas en una página web o artículo de blog.

Por supuesto, la parte técnica del SEO es indispensable, pero a la otra cara, la de ofrecer valor añadido, se le da menos protagonismo (o por lo menos es lo que detectamos a menudo, por ejemplo en reuniones comerciales), cuando en realidad es vital. La premisa clave es: aporta el máximo valor a aquello que buscan los usuarios. Es decir, analiza a tu público y genera valor estratégico partiendo de una visión de negocio.

De nada sirve recoger un montón de keywords adecuadas si no ofrecemos un buen contenido o si no somos capaces de que los usuarios o potenciales clientes se interesen por nosotros. De hecho, cuando elaboramos un artículo de calidad, este suele recoger de por sí casi todas las keywords necesarias, aunque siempre debe revisarse que así sea y, probablemente, acabar de ajustarlas.

Existen dos mitos principales en referencia al SEO:

El SEO solamente es una cuestión técnica. Pues no, el SEO antes es un arte que un proceso puramente técnico y requiere la combinación de acciones creativas con acciones técnicas.

Optimizar una web requiere una acción puntual en el tiempo. Pues tampoco, ya que es necesario que la actualización y revisión de contenidos y preferencias del público sea constante.

Algunas claves creativas del SEO:

Contenido único, adecuado y relevante. Es cierto que en muchas ocasiones el análisis realizado previamente sobre las búsquedas de los usuarios y tendencias en internet puede marcar parte de nuestro plan de contenidos. Pero a la hora de ejecutarlos, nuestro objetivo no puede ser otro que ser relevantes y diferenciarnos. Y eso requiere, sí o sí, ser grandes expertos en nuestro ámbito, proponer información interesante y original y ser capaces de hacerlo siendo amenos y seductores. Añadir vídeos o imágenes que aporten valor es siempre una cuestión a tener en cuenta.

Enlaces de calidad. Es sabido que existen muchas técnicas de link building, pero generar contenido que sea de interés para terceros de forma orgánica es lo óptimo. Para lograrlo, se puede acompañar de otras estrategias (partners, medios de comunicación, etc.). En otras palabras, seduce.

Popularidad en redes sociales. Por mucho que el impacto en el SEO de una estrategia en redes sociales sea menor o indirecto, no significa que sea menos efectivo. Las redes sociales son una gran herramienta de atracción de tráfico, así que si nuestra estrategia de social media es buena y logramos captar el interés del público, sin duda ayudará mucho a mejorar nuestro posicionamiento web.

Selección de palabras clave. Incluso esta parte tiene su lado creativo. No siempre encontraremos las keywords que esperábamos, con lo que tendremos que saber cómo buscar las más adecuadas, seleccionar bien aquellas que se adecúen a nosotros y a nuestros servicios y que, a su vez, estén en sintonía con las búsquedas de los usuarios. Buscar palabras clave no tiene nada que ver con las matemáticas, que quede claro.

La parte más técnica, también tiene su punto creativo. Así es, no siempre es fácil cumplir todos los requisitos de un SEO perfecto, de manera que velar por una estructura de página adecuada, una buena longitud de contenido e incorporar todas aquellas palabras o expresiones recomendadas, puede ser una nueva forma de arte.

La parte técnica seguirá siendo vital: desde el uso de herramientas como el planificador de palabras clave de Google, SEMrush o Google Trends, o la puesta a punto de la web (urls amigables, reducción del tiempo de carga, mejora de la usabilidad, optimización de imágenes, uso correcto de las etiquetas HTML, adaptación a dispositivos móviles, etc.). Pero todas las acciones técnicas deben estar integradas en una estrategia clara.

Muchas veces nos encontramos con clientes que nos piden que optimicemos sus contenidos para SEO en diversas plataformas (web, AdWords, YouTube, etc.), pero tratamos de hacerles entender que optimizar es mucho más que buscar palabras clave o introducir metadescripciones. Por supuesto, hay una parte técnica necesaria, pero en ningún caso suficiente.

El ser humano siempre busca una respuesta fácil y, hoy más que nunca, quiere soluciones rápidas. Lo siento pero no va así. Lo que sí es cierto, es que con un partner adecuado puedes despreocuparte de toda esta parte con el convencimiento de que alguien lo está trabajando adecuadamente por ti.

Sobre Blackpool Digital

Construimos relaciones en la era digital. Creamos e implementamos la estrategia de comunicación y marketing que necesitas para crecer.

Conoce la agencia
Somos tu equipo de comunicación y marketing digital
Newsletter
Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación y la UE requiere que le informemos.