El reto de la proteína del futuro

Arnau Subirá
Arnau Subirá · Redacción
· 7 min de lectura

Cuando hablamos del futuro, la tecnología suele acaparar cada recoveco del imaginario colectivo. Coches eléctricos, ciudades sostenibles o más recientemente el metaverso son algunos de los temas más recurrentes en las conversaciones sobre cómo será el mundo dentro de algunos años.

Y, en ocasiones, quizás dejamos en un segundo plano aquellos aspectos que más repercuten en nuestra vida diaria. Y la alimentación, imprescindible para nuestra supervivencia, es el acto que más influye en la cotidianidad del ser humano.

En el año 2050, la población mundial rozará los 10.000 millones de individuos, según el estudio World Population Prospects 2022 del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas. Por esta razón, la sección alimentaria y agrícola de esta misma organización, la FAO, advierte que la producción de alimentos deberá de incrementarse en un 50 % para poder abastecer a todas las personas. Un verdadero reto para la industria agroalimentaria.

Como bien apunta Carlos López, director de contenidos de Projeccions PDC y firma invitada en uno de los artículos que componen el Informe de Interés del Consumidor que hemos realizado desde Blackpool Digital, la ganadería, aunque cada vez más eficiente, “no es sostenible en el futuro”. Por eso, urge experimentar hasta encontrar vías productivas que permitan alcanzar la cifra marcada por la FAO.

Los alimentos del futuro (y del presente)

La ciencia avanza en este terreno y el abanico de proteínas es progresivamente más amplio. En torno a los insectos, las algas o las bacterias giran algunas de las investigaciones que buscan conseguir un modelo de producción eficiente, sostenible y capaz de alimentar a 10.000 millones de personas. Seguramente, estas técnicas productivas serán, en un futuro, las responsables de fabricar la mayor parte de los alimentos que llenan nuestra despensa. Pero, a día de hoy, hay otros productos que se presentan como alternativas más realistas.

Entre ellas, la micoproteína y la proteína vegetal son las variantes más factibles en la actualidad, tal y como señala Carlos López en su artículo. Aunque la primera todavía es desconocida, desde hace décadas se vienen produciendo distintas elaboraciones que, basadas en hongos, imitan alimentos cárnicos. Además, su valor proteico es muy alto, por lo que es una excelente fuente nutricional.

En cuanto a la proteína vegetal, es el nutriente alternativo más extendido en la actualidad. Su tendencia ya se refleja en el Informe de Interés del Consumidor que hemos llevado a cabo desde Blackpool Digital, donde vemos que alimentos como el tofu, la soja texturizada o el tempeh tienen volúmenes de búsquedas bastante considerables. Sobre todo el primero de ellos: el tofu tiene 33.000 búsquedas mensuales en internet, mientras que la soja texturizada tiene algo menos de 20.000 y el tempeh, unas 15.000.

Este auge del interés de la proteína vegana en la red también se traslada a su valor de mercado, pues, según un estudio de Bloomberg Intelligence, en el próximo decenio se incrementará en un 550 %. Anualmente, la proteína vegetal mueve alrededor de 26.000 millones de euros a escala global (España contribuye con 430 millones). En 2030 se espera que la cifra supere los 143.000 millones.

Alimentos aceptados y una sociedad concienciada

Aunque la investigación prospere, no es el único factor que influirá en el asentamiento de alimentos alternativos como una de las principales fuentes de nutrición humana. También es imprescindible la aceptación social de estos alimentos y la concienciación en torno a unos hábitos de consumo más sostenibles y responsables. Y, en este sentido, los datos son halagüeños.

En España, cada vez son más las personas adeptas a dietas basadas principalmente en proteína vegetal. Según el informe The Green Revolution 2021, más de 5 millones de españoles se consideran veggie. Esto supone un incremento del 34 % respecto a 2019. El 13 % de la población se sitúa dentro de este grupo, lo que revela un aumento persistente en el tiempo si valoramos que la cifra era del 9,9 % en 2019 y del 7,9 % en 2017.

Marketing y comunicación: aliados clave para afianzar este crecimiento

La proteína vegetal ha experimentado un auge muy notable en cuanto a búsquedas en la red, a adeptos y a su valor de mercado, y se prevé que en los próximos años este crecimiento sea todavía mayor. Esta próxima década puede ser vital para el sector y, para ello, será crucial el papel del marketing y de la comunicación.

Escuchar a los consumidores para saber qué buscan, qué les gusta y qué esperan de determinado producto será fundamental para la industria. Y no solo será determinante para el sector, sino que también será muy valioso para que las marcas logren establecerse y hacerse un hueco en un mercado totalmente emergente.

Además, la proteína vegetal y el resto de alimentos alternativos (los que ya están en el mercado y los que están por surgir) son un campo novedoso y, por ende, desconocido para muchas personas. Por ello, informar adecuadamente sobre estos productos y sus múltiples beneficios es una labor obligatoria que ayudará a generar confianza y, finalmente, a ganar consumidores.

¿Te gusta lo que lees? Nuestra newsletter de comunicación y marketing digital

Ante el reto, optimismo

Con estos datos podemos decir que el reto de la proteína del futuro, que influye a todo el sector agroalimentario y se hace extensible a toda la sociedad, es un desafío que ya está empezando a dar sus frutos en el presente. Hay alimentos muy bien asentados en el mercado, líneas de investigación capaces de implementar procesos más eficientes y una población cada vez más concienciada e interesada.

Aunque todavía quedan años para comprobar si realmente será posible alimentar a un planeta mucho más poblado que el actual, existen indicios que nos permiten ser optimistas. La evolución científica y social nos invita a pensar que, en 2050, tendremos los medios y la actitud para alimentar a 10.000 millones de personas con una proteína del futuro que ya es cosa del presente.

A esto hay que sumarle la acción del marketing y de la comunicación. Implementar técnicas y estrategias en estos ámbitos será un potenciador de confianza decisivo que permitirá a las marcas y al conjunto del sector agroalimentario a llegar a más hogares. Conocer a los consumidores y saber llegar a ellos agudizará, en gran medida, el crecimiento de esta industria.

Si tienes alguna duda o quieres conocernos más, estaremos encantados de saludarte. ¡No dudes en contactarnos!

Sobre Blackpool Digital

Construimos relaciones en la era digital. Creamos e implementamos la estrategia de comunicación y marketing que necesitas para crecer.

Conoce la agencia

Últimos artículos

Alinear departamentos para lograr más y mejores clientes en el sector logístico

En la nueva era digital, las empresas logísticas deben ofrecer un servicio híbrido y omnicanal. La conexión interdepartamental es clave, y Marketing y Ventas deben liderar el cambio

Leer más

Claves para posicionar tus productos alimenticios en internet

A la hora de analizar el interés que despiertan numerosos alimentos en la red, se perciben varias tendencias que ayudan a explicar el aumento del volumen de búsquedas que genera un producto, como la estacionalidad y las modas en el consumo

Leer más

Guía para tu estrategia SEO en Instagram 2023

Una guía paso por paso para entender el SEO en Instagram y mejorar tu posicionamiento en esta red social

Leer más
Somos tu equipo de comunicación y marketing digital
Newsletter