Cómo impulsar tu equipo de marketing para vencer los retos de la COVID-19

Bruno de Jesús
Bruno de Jesús · Estrategia
· 4 min de lectura

Ya lo sabemos, las crisis son oportunidades. Pero, si se queda tan solo en una frase hecha, no sirve de mucho. Lo difícil suele ser poner nombre a la oportunidad y, por supuesto, solución.

Muchas son las oportunidades que se derivan de una crisis global tan contundente como la actual, especialmente en sectores como el marketing digital, algo que quisimos plasmar en nuestro informe “El marketing digital en tiempos de pandemia: una propuesta metodológica para liderar los nuevos retos del negocio”. Con más necesidad de digitalización que nunca, pero, a su vez, mayor escasez de recursos como consecuencia de la crisis económica, la eficiencia de los equipos de marketing se ha vuelto imperativa.

Por ello, un aspecto fundamental del nuevo marketing es poner más foco que nunca en la configuración de los equipos destinados a cada proyecto o cliente. Es decir, ya no se personaliza solo el servicio, sino también a los responsables de ejecutarlos.

Resumiré las cuatro características que deben tener hoy los equipos de marketing digital. En primer lugar, hay dos aspectos transversales: deben ser más digitales y comprender el nuevo entorno poscovid.

Las otras dos las trataré en mayor profundidad, ya que son las que requieren una adaptación total:

  • Adecuación técnica del equipo: se trata de ajustar al máximo las capacidades y conocimientos del equipo. De hecho, quedó atrás lo de asignar un proyecto al gestor de cuentas disponible; ahora las agencias deben responder a la pregunta: ¿qué necesito para gestionar este cliente o proyecto? De la respuesta nacerá el equipo, el cual lo conformarán 1 o 20 personas, en función de las necesidades. Estas necesidades, a su vez, vendrán marcadas por diversos factores, que resumimos en 3:

-Sector: no es lo mismo trabajar para una empresa de recursos humanos que para una dedicada al sector salud o tecnológico. Los responsables del proyecto deben estar familiarizados con el entorno del cliente y entender su lenguaje y singularidades. También es importante tener en cuenta todo lo relacionado con las competencias y habilidades de cada persona, que pueden ser más o menos aptas en función del sector.

-Empresa: cada organización puede estar estructurada de una forma muy distinta. Por ejemplo, puede existir la figura de un director de comunicación o de marketing digital, o puede no haber nadie a quien se le hayan asignado estas responsabilidades. Al asignar el equipo se deberá tener en cuenta estas cuestiones (por ejemplo: mediante perfiles más orientados a negocio que se comuniquen de forma directa y regular con dirección).

-Necesidades técnicas específicas: es la parte más obvia, pero aun así muchos fallan también en este punto. Si las necesidades del cliente exigen especialización en estrategia digital, diseño gráfico y publicidad online, tendremos que asegurar que el equipo cuenta con especialistas en todas estas áreas.

  • Adecuación cultural: una dimensión menos tangible que la anterior, pero no por ello menos importante. Aquí agrupamos todos aquellos comportamientos y normas de la empresa y de los trabajadores.

-Cultura empresarial: son todos aquellos valores y formas de actuar de la organización en su conjunto, el mínimo común denominador de la forma de sentirse por parte de todos los miembros del equipo. Cómo resuelven los problemas, cómo se comunican o cómo trabajan en equipo son algunas cuestiones que pueden tener una gran relevancia en el desarrollo del proyecto.

-Perfil cultural: es importante estar al nivel cultural del cliente. Si es un cliente muy digital, el equipo también debe serlo. O si, por ejemplo, se trata de un cliente dedicado al deporte, no es adecuado poner a alguien que no sepa absolutamente nada al respecto.

-Perfil de los interlocutores: no ver la importancia de este punto es no entender que, al final, gran parte del éxito depende de la relación entre las personas que conforman los equipos. Si, a lo largo del proyecto, nuestra relación con el cliente se canalizará desde el contacto permanente con el director de comunicación de la empresa, será vital valorar qué tipo de persona es, cómo piensa, cuáles son sus expectativas y su manera de comportarse, etc. Eso puede llevarnos a decantarnos por un responsable de proyecto u otro.

Sobre Blackpool Digital

Construimos relaciones en la era digital. Creamos e implementamos la estrategia de comunicación y marketing que necesitas para crecer.

Conoce la agencia
Somos tu equipo de comunicación y marketing digital
Newsletter
Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación y la UE requiere que le informemos.