La relación indispensable entre comunicación y educación

Irene Oriol
Irene Oriol · Contenidos
· 6 min de lectura

Llega septiembre, volvemos a la rutina y todo se llena de anuncios que nos informan de “la vuelta al cole” aunque ya lo sepamos. Hasta los más pequeños llevan la cuenta de los días de vacaciones que les quedan. Pronto volverán a reunirse con sus compañeros y compañeras de clase, y descubrirán quién será la profesora o profesor que les acompañará durante el nuevo curso escolar. ¿Conseguirán, alumnos y educador, establecer una buena comunicación que garantice un aprendizaje de calidad?

Educación y comunicación: todo acto comunicativo genera aprendizaje

El profesor es esa figura referente cuya misión es mostrarnos un sinfín de nuevos conceptos y conocimientos que nos prepararán para afrontar la vida. Y no podemos obviar que durante este proceso de aprendizaje existe una constante interacción comunicativa.

En Blackpool nos mueve la pasión por la comunicación y somos conscientes de su importancia. Sabemos que pocas profesiones están tan impregnadas de comunicación como la de los educadores y educadoras. Por este motivo, junto al investigador y docente Pablo Foncillas, hemos trabajado en el podcast de La Intersección, en el que se le ha dedicado un capítulo a la educación y los mecanismos de evaluación del futuro.

Muchas veces olvidamos el hecho de que todo proceso educativo es también un proceso de comunicación, y, en consecuencia, todo acto comunicativo genera también un tipo de aprendizaje, como defiende el periodista e impulsor de la relación entre educación y comunicación Daniel Prieto Castillo en su libro La comunicación en la educación (1999).

¿Está actualizado el sistema educativo?

Las primeras universidades y escuelas

Para conseguir un proceso tanto educativo como comunicativo de calidad no podemos obviar la función del sistema de enseñanza. Volvamos a sus inicios para tener una perspectiva más general.

El sistema educativo europeo se remonta unos 900 años atrás, con la fundación de las primeras universidades del continente, creadas para enseñar religiones. Muchas de las universidades actuales conservan la forma monástica, con un maestro al frente de la clase transmitiendo su conocimiento a alumnos y alumnas que escuchan sentados ordenadamente en bancos.

¿Cómo afectó la revolución industrial al modelo educativo?

Volvamos a dar un salto hacia el pasado, esta vez unos 200 años atrás. Nos encontramos con un fenómeno de gran impacto, que provocó una transformación tecnológica, económica, social y, en consecuencia, también afectó al sistema educativo. Hablamos de la revolución industrial.

Los adultos iban a trabajar, mientras niños y niñas se quedaban sin la supervisión de sus progenitores. Igual que con la producción, se comenzó a educar a gran escala, de una forma masiva acorde con la era industrial.

El modelo educativo se construye, o se debería construir, teniendo en cuenta las necesidades de la sociedad y, en consecuencia, durante la era industrial se diseñó un sistema en el que las escuelas actuaban como impulsoras de la economía, con el objetivo de suministrar profesionales a la sociedad industrial, la cual se basaba en el consumo masivo y la producción. No muy diferente a la situación actual.

En ese momento el sistema educativo adoptó los aspectos y valores más arraigados y característicos de la organización industrial, como la planificación, la jerarquía, el control y la estandarización.

Un claro ejemplo lo podemos encontrar en la necesidad de validar las piezas que se construían en las fábricas, mientras que en el ámbito de la educación se empezó a hacer esa comprobación mediante los exámenes. De esta forma, alumnos y alumnas memorizaban el máximo de contenido posible para luego explotarlo durante su etapa profesional.

No todas las escuelas se basan en un sistema mecánico

Continuando con la analogía, al fabricar piezas debes asegurarte de que estas sean intercambiables. La misma pieza que funciona en un motor debe encajar en otro para que funcione igual de bien. Esta idea se puede ver reflejada a día de hoy: estandarizamos la educación y, con ello, a alumnos y alumnas, que se preparan para ser piezas intercambiables y encajar en el sistema.

Pero estamos en constante evolución. Existen escuelas en las que se aplican nuevos sistemas más personalizados, basados en la diversidad de cada individuo y el aprendizaje a través de ella. El cambio puede parecer lento, pero es perseverante.

Esta evolución del modelo educativo la podemos ver en La educación prohibida (2012), una película documental independiente que muestra experiencias educativas no convencionales y se adentra en las prácticas educativas dentro y fuera del contexto escolar.

La necesidad de adaptarse al cambio

Vivimos en una sociedad en la que cada vez todo es más efímero. El cambio es el personaje principal. Por eso es necesario que el sistema educativo se vaya renovando y adaptando. Las nuevas generaciones evolucionan y no se las puede educar con el mismo sistema que se usaba hasta ahora. No podemos pretender comunicarnos de la misma forma con la generación del baby boom, nacida en un momento de aumento de la calidad de vida, que con las nuevas generaciones que se refugian en TikTok.

Debemos tener presente el contexto social para conseguir establecer una buena comunicación durante el proceso de aprendizaje, y para ello no podemos olvidar un aspecto clave, la comunicación bidireccional.

Tenemos que abandonar el método de la clase magistral en la que solo una persona interviene y las demás se adaptan. Es necesario conocer los intereses y realidades de los alumnos y alumnas para que se establezca una buena comunicación y así asegurar una educación de calidad y beneficiosa. E incluso fomentar la comunicación entre los mismos alumnos y alumnas, ya que comparten una realidad muy próxima y pueden beneficiarse de ello.

Al hablar de educación, no deberíamos pensar solo en la educación primaria. Igual que el sistema educativo tiene que adaptarse a las nuevas necesidades que surgen, los adultos también deben estar en constante formación. Eso nos permitirá seguir el ritmo de la evolución tecnológica que está viviendo nuestra sociedad y evitará que nos quedemos desfasados.

En Blackpool lo tenemos claro. La comunicación es fundamental, en la educación y en todos los ámbitos. Sin ella, nos sería imposible cumplir nuestros objetivos. Igual que mantener una comunicación activa y asertiva con nuestros clientes es uno de los puntos claves en nuestro trabajo, la comunicación también es fundamental en las aulas, entre docentes, alumnos y alumnas y en nuestro entorno familiar y social.

Vectores de Infografías creados por stories en Freepik
Vector de Escuela creado por pch.vector

Sobre Blackpool Digital

Construimos relaciones en la era digital. Creamos e implementamos la estrategia de comunicación y marketing que necesitas para crecer.

Conoce la agencia
Somos tu equipo de comunicación y marketing digital
Newsletter
Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación y la UE requiere que le informemos.